Un verano refrescante: turismo fluvial en la provincia de Salamanca

Un verano refrescante: turismo fluvial en la provincia de Salamanca Con más de 70 espacios naturales relacionados con el agua, la provincia de Salamanca se distingue como un destino más que perfecto para escapar de los calurosos veranos peninsulares. Desde pozas y piscinas naturales, hasta increíbles cascadas, como la del Pozo de los Humos, la tierra salmantina posee un amplio potencial natural y paisajístico con el agua como protagonista.

 

Además de un patrimonio histórico y cultural excepcional, y de una gastronomía fuera de serie, la provincia de Salamanca alberga una infinidad de atractivos turísticos relacionados con su privilegiada naturaleza y, dentro de estos último, se encuentran aquellos que la erigen como una de las mejores opciones de turismo fluvial durante la época estival en la Península Ibérica; todo tipo de espacios en conexión con el agua, y todos ellos aptos para todos los públicos. Salamanca es tierra de cañones, embalses, cascadas, pozas y piscinas naturales.

 

Saltos de agua
El desnivel y encajonamiento de la tierra salmantina, dota a la provincia de una amplia variedad de grandes y pequeñas cascadas que se forman en los arroyos en función de la época del año y del régimen de lluvias. La más afamada, por la altura de su cortina de agua, es el Pozo de los Humos, ubicada entre las localidades de Pereña de la Ribera y Masueco. Los cincuenta metros de salto forman un curioso fenómeno natural que no deja indiferente a ninguno de sus visitantes: El Pozo de los Humos, joya natural de la provincia de Salamancauna nube de vapor que da lugar a unos llamativos vahos que asemejan humos.

 

No muy alejado del Pozo de los Humos, se encuentra otro capricho de la naturaleza de la provincia: Pozo Airón, también situada en el municipio de Pereña. Esta gran desconocida esconde una caverna en la última de las cascadas a la que se puede acceder, permitiendo así disfrutar del salto de agua desde el interior del mismo.

 

Cañones y presas
Al noroeste de la provincia, el río Duero y sus afluentes han excavado una impresionante sucesión de cañones fluviales, siendo esta la más extensa de la Península Ibérica. Aprovechando los acusados desniveles, se han levantado espectaculares presas y saltos hidroeléctricos, como las de Almendra, Aldeadávila y Saucelle.

 

Con casi 8.000 hectáreas de superficie inundada, la presa de Almendra ostenta el récord de altura de España, con 200 metros hasta la coronación. En este embalse se acumulan las aguas del Tormes, justo antes de unirse al “padre” Duero, y se trasladan a la central subterránea en Villarino de los Aires través de una obra de ingeniería hidroeléctrica: un túnel, excavado en la roca, de 7 metros de diámetros y 15 kilómetros de longitud.

 

En la provincia de Salamanca se puede disfrutar de un baño refrescanteA esta se le suman las presas y embalses de Aldeadávila de la Ribera (utilizada frecuentemente como escenario cinematográfico), la de Saucelle, la de Santa Teresa, Águeda, Irueña y Villagonzalo.

 

Pozas y piscinas naturales
Sin salir de la provincia de Salamanca, se puede disfrutar también de un baño refrescante con la naturaleza como marco natural. Porque la provincia alberga numerosas zonas de baños naturales, con pozas y piscinas de agua cristalina, que invitan a sumergirse en ellas y disfrutar del entorno.

 

Ubicada en La Sierra de la Quilama, al sur de la provincia de Salamanca, la piscina natural de Valero, conocida como el Charco del Pozo, es una de las más populares de la zona; un lugar ideal para disfrutar de sus aguas frescas y cristalinas. Pero este privilegiado territorio ofrece muchos espacios más para el disfrute del innegable atractivo del turismo fluvial, como la piscina natural de Villanueva del Conde, catalogada como Bien de Interés Cultural, cuyas aguas del arroyo de San Benito aparecen a través de estribaciones montañosas de la Sierra de Francia.

 

Otro buen ejemplo es la piscina natural del Río Tormes, ubicada a las afueras de la localidad salmantina de Puente del Congosto, un paraje que permite disfrutar de aguas cristalinas con abundantes zonas de sombra. O la idílica playa fluvial de Montemayor del Río, formada por las frías aguas que descienden de la sierra; las pozas de aguas cristalinas en las que desembocan los saltos y cascadas que forma el río Batuecas en el Parque Natural de Las Batuecas, a 13 km de La Alberca, y las piscinas de la localidad de Villasrubias, donde se encuentran complejos equipados con zonas adaptadas para niños.

 

En estos días de altas temperaturas, nada mejor que disfrutar del turismo fluvialLa Bastida o San Martín del Castañar son algunos de los municipios que también cuentan con piscinas y pozas naturales.

 

En cualquier caso, en estos días de altas temperaturas, nada mejor que descubrir y disfrutar de las múltiples propuestas de turismo fluvial que ofrece la provincia de Salamanca y, a de paso, aprovechar del inagotable encanto que distingue a este maravilloso rincón de Castilla y León.

 

Fuente: Comunicación Iberoamericana

Acerca de Redacción Expocultur

Equipo de Redacción de Expocultur
Esta entrada ha sido publicada en Destinos y etiquetada como , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.