XI Bienal de La Habana

Más de 100 artistas invitados y 10 proyectos colectivos –sumando un total de 178 artistas– provenientes de 43 países, participan, entre el 11 de mayo y el 11 de junio, en la XI edición de la Bienal de Arte de La Habana.

Esta nueva edición del evento pretende darle a la ya tradicional utilización de espacios públicos un acento especial, tanto por la instalación de obras como por la realización de performances y acciones de diversa índole. Además, este año se decidió instalar una sede expositiva en el salón del tercer piso del gran teatro de La Habana. Por supuesto se continuarán utilizando un conjunto de instituciones de La Habana Vieja y el Velado. Y, cómo no, el Morro-Cabaña se convierte en una sede excepcional para albergar la programación colateral de arte cubano que tradicionalmente acompaña a la Bienal.

Ai Weiwei / “Forever Bicycles”

En palabras Jorge Fernandez Torre, Director de la Bienal, “Intervenir el espacio público es mover tensiones, algo que sucede en cualquier parte del mundo. Es la forma más evidente de bordear fronteras y transitar por ese círculo de tiza que establecen los contornos de la permisibilidad y la tolerancia […] la idea es activar a los sujetos sociales”.


Para trabajar en los escenarios de Cuba y poder contextualizar su obra, muchos artistas participantes han pasado previamente por La Habana. Del mismo modo, este proceso ha permitido mejorar la colaboración entre los invitados y las personas é instituciones cubanas. En cualquier caso, desde sus principios la Bienal de La Habana fue constituida en la más absoluta modestia económica, convirtiendo el reciclaje en una práctica habitual y la solidaridad entre las personas un valor central; la falta de un presupuesto millonario puede considerarse un acierto a la hora de dar rienda suelta a la imaginación y al talento, desmarcando la producción artística de las políticas impuestas por los mega-eventos globales.

Colectivomujeres publicas

De los proyectos situados en interiores, cabe destacar la muestra desplegada en el Gran Teatro de La Habana y el Centro Wilfredo Lam, titulada “Prácticas Artísticas e Imaginario Social”; ambos sitios refieren los conceptos que se han manejado para entender la bienal. Completando la oferta con otras galerías y espacios de la ciudad, el pabellón Cuba expone el proyecto “Creaciones Compartidas”, un espacio con un ambiente lúdico de participación e interacción con la obras. Por otra parte, en el centro Hispanoamericano se encuentra una muestra-taller con herramientas-sistemas de trabajo, y todas las posibilidades de la ‘low-tech’ dentro de la producción simbólica actual. Mención especial merece el proyecto internacional “La caza del Éxito”, que incide en esa visualidad chatarra que está permeando los nuevos contextos socioeconómicos de Cuba y el Mundo. Con un atractivo muy especial, en el Instituto Superior de Artes, se crea un lugar de participación entre artistas de la Bienal junto a las muestras de estudiantes y profesores de esa prestigiosa institución. Todo esto se completa con exposiciones como “Cinema remixed and Reloaded 2.0”, ubicada en la Galería Collages Habana; “La ética antes de la forma”, en la Galería Galeano, y “CIFO: Una mirada múltiple”, ésta última en el Museo de Arte Universal.


En todo caso, la XI Bienal de La Habana vuelve a ofrecer una mirada verdaderamente relevante a la creación contemporánea.

 Kcho / El David
This entry was posted in Agenda Cultural and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.