Siguiendo los pasos del Explorador

Desde Aqaba, al sur, pasando por el desierto de Wadi Rum al norte, la Ruta de Lawrence de Arabia describe los principales enclaves que marcaron la historia del célebre inglés en el Reino Hachemita de Jordania.

Cóctel de sensaciones, el Reino hachemita de Jordania sorprende al viajero por su perfecta combinación entre tradición y modernidad y por los tesoros que esconde este pequeño país, desde la inmensidad de Wadi Rum hasta la imponencia de los castillos del desierto. Precisamente la belleza de la que presume esta tierra fue la que cautivó a Lawrence de Arabia, quien la tomó como propia y recorrió al tiempo que forjaba su propia leyenda.

Visitar los principales enclaves que marcaron la historia del célebre personaje en el país es posible hoy en día. Para los melómanos, o para los amantes de la historia, seguir los pasos de Lawrence en Jordania marca uno de los recorridos con mayor encanto y atractivos en el país.

Aqaba es el punto de partida de esta aventura: a orillas del Mar Rojo, se erige como el destino perfecto para los amantes de la fauna y flora marinas, gracias a las barreras de coral que atraen a millares de peces tropicales de las más diversas formas y colores. De gran modernidad, la ciudad destaca por la cantidad de lugares de inmersión a lo largo de toda su costa, donde los buceadores podrán disfrutar de todos los niveles y experiencias.

El siguiente enclave que evoca la figura de Lawrence de Arabia es Wadi Rum, un desierto que ha cautivado a los viajeros desde que el arqueólogo describiera de forma arrobada sus rocas esculpidas, dunas y campamentos beduinos en Los Siete Pilares de la Sabiduría. Precisamente este libro da nombre a la formación rocosa más conocida de este desierto, con siete torrecillas estriadas.

La ruta continúa en camello hacia el norte, para después caminar entre los muros del castillo de Shobak, situado sobre un paraje salvaje y remoto. Mandado construir en el siglo XII por el rey cruzado Balduino, este castillo es capaz de cautivar, incluso, a los viajeros más saturados de fortalezas.

Tras la visita a esta edificación medieval, el paseo siguiendo los riscos llevará al visitante a la impresionante reserva natural de Dana, que esconde increíbles tesoros naturales a lo largo y ancho de sus 308 kilómetros cuadrados de superficie. Entre sus principales atractivos, cabe destacar la montaña Rummana, las antiguas ruinas arqueológicas de Feinan, la del poblado de Dana y la grandeza de los castillos de arenisca roja y blanca de Wadi Dana. Asimismo, Dana acoge una notable diversidad de especies de plantas y animales poco comunes: 600 especies de plantas, 37 especies de mamíferos y 190 especies de aves.

Qasr al-Azraq (Azraq la Remota) se posiciona como meta de la ruta de Lawrence de Arabia, quien pasó en este importante castillo del desierto el invierno de 1918, en plena Rebelión Árabe contra los turcos. Los visitantes que se acerquen hasta el fuerte podrán contemplar con sus propios ojos la habitación donde dormía el inglés y vivir en primera persona el día a día del explorador, pisando el comedor, los almacenes y establos y la mezquita del período ayubí de principios del siglo XIII.

Esta entrada fue publicada en Destinos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario