Rutas por la Provincia de Quebec

Canadá es un país inmenso y la provincia de Quebec es la más grande de las diez provincias que lo componen. Más allá de las maravillas que ofrecen sus dos ciudades más importantes, la capital, Quebec, y la más poblada, Montreal, la provincia es un territorio fuera de serie. Estas rutas son sólo un ejemplo de los 15 itinerarios que recorren la provincia y que abren la puerta a sus enormes posibilidades.
¡Entre vides y manzanos! La ruta del vino y de la sidra
Disfrutar de la campiña de los Cantons-de-l’Est, pasando por la Ruta del Vino de Brome-Missiquoi y perderse un poco entre viñedos y montañas… Este itinerario permite saborear sus vinos blancos y rojos y descubrir también las especialidades “del frío”: los vinos del hielo y el “tardío”; vinos licorosos que se aprecian al aperitivo o al postre. La sidra de hielo es la especialidad quebequense por excelencia.
ITINERARIO: La Ruta del Vino recorre la región de Brome-Missisquoi, de los Cantons-de-l’Est, desde Farnham a Saint-Armand hasta Lac-Brome (Knowlton); agrupa nueve municipalidades en un circuito de 140 km.
¡Entre gigantes marinos! La ruta de las ballenas
La famosa Ruta 138 o Ruta de las ballenas recorre la orilla norte del estuario y del Golfo del San Lorenzo, a lo largo de casi 900 km. Se puede observar una docena de especies de ballenas desde la costa, en varios puntos del parque marino del Saguenay-Saint-Laurent (como en el Centro de Sainte-Anne-de-Portneuf) o durante un crucero por el río. El ecoturismo seduce cada día más: paisajes auténticos, dibujados entre playas de arena fina y bosques salvajes.
ITINERARIO: La ruta enlaza las ciudades de Tadoussac y de su Fiordo del Saguenay con Natashqan, atravesando las regiones de Manicougan y de Duplessis (Sept-Iles). Se impone entonces una excursión a la isla de Anticosti, así como una parada en el Centro de Investigación y de Interpretación de la Minganie para disfrutar del encuentro con las ballenas. El viaje se prolonga por barco, después de la Ruta 138, hasta los límites del Labrador.
¡Belleza nórdica, en América! La ruta del fiordo
Único en América del Norte, el fiordo del Saguenay fascina por su belleza nórdica y sus desmesurados acantilados. En su centro fluye el río Saguenay, de aguas saladas, afluente del San Lorenzo y casi un mar, con sus mareas y sus tiburones de Groenlandia, belugas, salmones del Atlántico, alces, osos negros… el Parque marino de Saguenay-Saint-Laurent ofrece numerosas actividades para disfrutar de este marco natural: cruceros, kayak de mar, pesca… Y dos de los pueblos de la ruta han sido elegidos dentro de “los más hermosos pueblos de Quebec”: L’Anse-Saint-Jean y Sainte-Rose-du-Nord.
ITINERARIO: Esta Ruta de 235 km recorre la región de Saguenay—Lac-Saint-Jean y rodea el fiordo, desde Petit-Saguenay hacia Sacré-Coeur, con escalas en L’Anse-Saint-Jean, Rivière-Éternité, Saint-Félix-d’Otis, Saguenay, Saint Fulgence y Sainte-Rose-du-Nord; se pasa de una orilla a la otra por Chicoutimi.
Además, dentro de la misma línea, el etnoturismo solidario se ha convertido en parte integrante del descubrimiento del Quebec más auténtico. La inmersión en la naturaleza junto a las Primeras Naciones de Quebec es una experiencia fuera de lo común, que se adentra en las raíces de América, descubriendo el estilo de vida de los nativos. En cualquier caso, Quebec ofrece, sin duda, una infinidad de posibilidades para los amantes de la naturaleza, para los viajeros en busca de autenticidad.
Esta entrada fue publicada en Destinos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.