Ruta de Terra de Comtes i Abats

!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

Aprovechar unas pequeñas vacaciones disfrutando de la cultura y el paisaje del Ripollès, y sumergirse en el ambiente de la edad media es la propuesta de Terra de Comtes i Abats (Tierra de Condes y Abades), un producto turístico-cultural que busca dar a conocer el patrimonio cultural y natural del Ripollès, vinculado a la idea de los orígenes de Cataluña. 
La ruta pasa por Ripoll, Sant Joan de les Abadesses, Campdevànol y Gombrèn, grandes centros de la Cataluña medieval. Ripoll es el centro a partir del cual surgen dos itinerarios que permiten visitar los puntos de interés de la comarca, si se cuenta con más de un día para recorrer la zona. El primero sale de Ripoll, se dirige hacia Sant Joan de les Abadesses y llega hasta Beget. El segundo también sale de Ripoll y se dirige a Gombrèn, donde se visitan el santuario de Montgrony y el castillo de Mataplana.
Los puntos indispensables de interés en esta ruta son:
Monasterio de Ripoll
El monasterio de Santa Maria de Ripoll es una obra capital tanto del Románico catalán como del Romanticismo y el Renacimiento. Supone la confirmación del Románico como arte y sentimiento nacional. Su portal es, quizás, el mejor ejemplo de la pureza, la plasticidad y la elocuencia de la edad media. El edificio fue totalmente reconstruido en el siglo XIX bajo la dirección de Elies Rogent, que se inspiró en los monumentos románicos más famosos del país para llevar a cabo este gran proyecto singular. La originalidad, pues, la tiene que buscar el visitante en los capiteles del claustro, las tumbas de los condes y el exquisito portal.
Monasterio de Sant Joan de les Abadesses
El monasterio de Sant Joan de les Abadesses era el otro vértice, junto con Santa Maria de Ripoll, de la repoblación de Osona después de la muerte de Guifré, quién puso su hija Emma a la cabeza de este monasterio. Hoy en día sólo se conservan la iglesia, la más francesa de todo el románico del país, el claustro y el palacio de la abadía, algo más tardío. Se visita conjuntamente con el museo del monasterio, el interior del cual alberga una buena colección de piezas relacionadas con éste, en la cual destacan los textiles. En el interior del templo hay que destacar el Davallament, una pieza única conservada de escultura gótica en madera al altar mayor.
Castillo de Mataplana (Gombrèn)
Residencia de los barones deMataplana, es un exquisito ejemplo de palacio románico. Aquí es donde, según la leyenda, vivía el maléfico conde Arnau. Hoy en día se pueden visitar los restos del palacio, la capilla de San Juan de Mata (enfrente) -que desgraciadamente han perdido sus pinturas- y el barrio donde vivía la gente que daba servicio en el palacio, actualmente en fase de excavación.
Santuario y Sant Pere de Montgrony (Gombrèn)
El santuario de Montgrony es uno de aquellos lugares que se consideran «mágicos». Tiene dos edificios singulares, una capilla donde se venera a la Virgen María de Montgrony, una virgen negra a la cual se han atribuido diferentes milagros y, arriba de unas empinadas escaleras, la iglesia de Sant Pere, un buen ejemplo de Segundo Románico. En el interior de esta iglesia todavía se conservan pinturas en las cuales hay quien ve el conde Arnau. Este santuario está relacionado también con la leyenda de Otger Cataló, puesto que aquí en Montgrony se sitúa el juramento de los Nuevos Barones de la Fama, y se considera el centro lineal de Cataluña (el geográfico estaría en Pinós, Solsona).
Centro de Interpretación del Mito del Conde Arnau
En este recorrido, los visitantes que se acerquen a la comarca del Ripollès pueden aprovechar para conocer el mito del Conde Arnau, eje clave de Tierra de Condes y Abades, producto turístico que contempla cultura e historia de la comarca visitando el Centro de Interpretación del Mito del Conde Arnau, al Palacio de la Abadía de Sant Joan de les Abadesses. 

A través del centro se puede conocer este símbolo mítico de Cataluña, y se puede entender el origen y la evolución de la figura del Conde Arnau desde una perspectiva que alcanza el folclore, la historia, la música y la literatura. A través de audiovisuales, interactivos, escenografías, plafones… se da a conocer la canción, la leyenda y cómo, el Conde Arnau, ha acontecido un Mito que perdura en el tiempo. 

No obstante, además de los puntos anteriores, también se puede aprovechar la ruta para conocer el Museo Etnográfico de Ripoll, así como para disfrutar de la gastronomía local, entre muchos otros atractivos que ofrece esta tierra de condes y abades.
This entry was posted in Destinos and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.