“La Ruta de las Flores” – Siguiendo el camino de las flores en Ecuador“La Ruta de las Flores” – Siguiendo el camino de las flores en Ecuador

Tienen estampitas enormes, crecen completamente rectas y tienen nombres seductores como “Movie Star”, “Queen Amazone” o “Latin Lady”, así son las rosas de Ecuador. En la “Ruta de las Flores“, los turistas pueden ver con sus propios ojos bajo qué condiciones extraordinarias crecen algunas de las flores más bellas del mundo.


La ruta comienza en Quito, la capital ecuatoriana, y continúa a lo largo de la “Avenida de los Volcanes“, la que fuese ruta preferida del naturalista Alexander von Humboldt, y que incluye a 23 floricultores en las regiones de Pichincha, Cayambe, Cotopaxi, Chimborazo y Tungurahua.


Los visitantes pueden reservar su visita a una plantación de rosas con una agencia local en Ecuador. Aunque también es posible realizar una visita, sin necesidad de reservarlo previamente, a algunas de las plantaciones a las que se llega con autobuses públicos. Un viaje muy especial es la ruta del tren de Quito a Latacunga, ya que, además del propio viaje, en este lugar hay varias plantaciones que ofrece visitas guiadas.


Un recorrido típico en un cultivo de flores dura aproximadamente una hora. Además de las visitas a los invernaderos y a los campos con plantas de semillero, también se aprende a aplicar los criterios de selección para obtener los mejores ejemplares, cuáles son las variedades más populares en el mundo, cuáles son los mercados que prefieren algún tipo especial de rosas y cómo las delicadas flores deberán ser envasadas para sobrevivir, por ejemplo, el viaje a Europa.


El pequeño cantón Pedro Moncayo, al norte del volcán Pichincha, es, probablemente, uno de los lugares más interesantes de la “Ruta de las Flores“. Debido a su proximidad a la línea del ecuador y al hecho de que se encuentra a una altitud de 2.760 metros, el sol llega casi verticalmente al suelo, lo que supone una condición imprescindible para que estas rosas, típicas ecuatorianas, presenten un tallo largo y completamente recto.


La “Ruta de las Flores” –una iniciativa elaborada por el Ministerio de Turismo del Ecuador y por la Asociación de Exportadores de Flores del Ecuador “Expoflores“– quiere que, además de visitar las plantaciones, los viajeros tengan la oportunidad de conocer las atracciones turísticas y ofertas gastronómicas de cada región floricultora. En Pedro Moncayo, por ejmplo, se ofrece una visita a las pirámides de Cochasquí y a la laguna de Mojanda; en El Quinche, los visitantes pueden probar típicos dulces locales después de una visita a una plantación de flores; y en las haciendas históricas de los Andes, las caminatas o paseos a caballo dan la oportunidad de descubrir flores silvestres, desde orquídeas hasta raras bromelias.


En cualquier caso, se trata de una propuesta que conjuga las excepcional naturaleza del país con su rica oferta cultural y gastronómica; en conjunto, una experiencia inovlidable.


Fuente: Globally Turismo

Tienen estampitas enormes, crecen completamente rectas y tienen nombres seductores como “Movie Star”, “Queen Amazone” o “Latin Lady”, así son las rosas de Ecuador. En la “Ruta de las Flores“, los turistas pueden ver con sus propios ojos bajo qué condiciones extraordinarias crecen algunas de las flores más bellas del mundo.


La ruta comienza en Quito, la capital ecuatoriana, y continúa a lo largo de la “Avenida de los Volcanes“, la que fuese ruta preferida del naturalista Alexander von Humboldt, y que incluye a 23 floricultores en las regiones de Pichincha, Cayambe, Cotopaxi, Chimborazo y Tungurahua.


Los visitantes pueden reservar su visita a una plantación de rosas con una agencia local en Ecuador. Aunque también es posible realizar una visita, sin necesidad de reservarlo previamente, a algunas de las plantaciones a las que se llega con autobuses públicos. Un viaje muy especial es la ruta del tren de Quito a Latacunga, ya que, además del propio viaje, en este lugar hay varias plantaciones que ofrece visitas guiadas.


Un recorrido típico en un cultivo de flores dura aproximadamente una hora. Además de las visitas a los invernaderos y a los campos con plantas de semillero, también se aprende a aplicar los criterios de selección para obtener los mejores ejemplares, cuáles son las variedades más populares en el mundo, cuáles son los mercados que prefieren algún tipo especial de rosas y cómo las delicadas flores deberán ser envasadas para sobrevivir, por ejemplo, el viaje a Europa.


El pequeño cantón Pedro Moncayo, al norte del volcán Pichincha, es, probablemente, uno de los lugares más interesantes de la “Ruta de las Flores“. Debido a su proximidad a la línea del ecuador y al hecho de que se encuentra a una altitud de 2.760 metros, el sol llega casi verticalmente al suelo, lo que supone una condición imprescindible para que estas rosas, típicas ecuatorianas, presenten un tallo largo y completamente recto.


La “Ruta de las Flores” –una iniciativa elaborada por el Ministerio de Turismo del Ecuador y por la Asociación de Exportadores de Flores del Ecuador “Expoflores“– quiere que, además de visitar las plantaciones, los viajeros tengan la oportunidad de conocer las atracciones turísticas y ofertas gastronómicas de cada región floricultora. En Pedro Moncayo, por ejmplo, se ofrece una visita a las pirámides de Cochasquí y a la laguna de Mojanda; en El Quinche, los visitantes pueden probar típicos dulces locales después de una visita a una plantación de flores; y en las haciendas históricas de los Andes, las caminatas o paseos a caballo dan la oportunidad de descubrir flores silvestres, desde orquídeas hasta raras bromelias.


En cualquier caso, se trata de una propuesta que conjuga las excepcional naturaleza del país con su rica oferta cultural y gastronómica; en conjunto, una experiencia inovlidable.


Fuente: Globally Turismo

This entry was posted in Destinos and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.