Invierno en Tallinn, cuando todo se llena de vida

Se acerca la temporada de invierno y como cada año, en Tallinn, la capital de Estonia, se puede disfrutar de experiencias incomparables, típicas de esta temporada. Nada mejor que pasar unos días con los niños disfrutando de la Navidad en Estonia; o, por qué no, disfrutar un romántico fin de semana en pareja en un precioso entorno nevado.


Durante el invierno la capital de Estonia se convierte en una ciudad llena de vida, con numerosos eventos culturales, muchas y muy divertidas oportunidades para la práctica de distintos deportes y, por supuesto, el Mercado de Navidad de la Plaza del Ayuntamiento, en pleno corazón de la ciudad y uno de los más singulares de Europa. Es momento de descubrir las pistas de patinaje sobre hielo y las rutas para la práctica del esquí de fondo, y de disfrutar del espíritu navideño en los encantadores cafés de la Ciudad Vieja.


La ciudad medieval se transforma por completo con la llegada de la nieve. Los escaparates se llenan de color; desde los distintos miradores situados en la parte alta de la ciudad, se pueden ver todos los tejados cubiertos de nieve; los cafés se llenan de música en directo y se convierten en un lugar ideal para descansar y pasar un rato agradable y romántico a la luz de las velas…


Esta temporada, como viene siendo habitual, el mercado navideño está llamado a ser el centro del espíritu navideño de Tallinn. Este año el mercado comenzará este domingo, 24 de Noviembre, y estará abierto hasta el 1 de enero de 2014. Los visitantes podrán pasear entre los puestos situados en la Plaza del Ayuntamiento, alrededor del gigantesco árbol de Navidad y comprar objetos artesanales, como sombreros de lana y fieltro, utensilios de cocina realizados en maderas aromáticas o velas hechas a mano, entre muchas otras cosas. Cuando termine de realizar sus compras, puede relajarse y entrar en calor con una copa de vino caliente con especias y con las tradicionales galletas de jengibre. También puede atreverse a probar los platos tradicionales estonios; una buena dosis de energía para seguir con las visitas. En el Mercado de Navidad se ofrecen no solo artesanías sino también música en directo; y los más pequeños tendrán la oportunidad de entregar sus cartas a Papa Noel, visitar el mini -zoo o divertirse con un paseo en trineo.


Otra experiencia divertida durante la temporada de invierno en Tallinn es la pista de patinaje sobre hielo situada en la Calle Harju, tras la Plaza del Ayuntamiento y junto a la Iglesia de San Nicolás. Una pista bien cuidada y perfectamente iluminada donde podrá patinar disfrutando de la alegre música y con un telón de fondo inigualable: la antigua belleza de la ciudad vieja. En la ciudad se encuentran otras opciones para la práctica de deportes de invierno, como el esquí de fondo, disponible en varias zonas, como la de Pirita, que durante el invierno ofrece numerosas pistas de distintas longitudes; las pistas están bien cuidadas e iluminadas hasta la tarde. O bien los terrenos del Campo de las Canciones, donde los más atrevidos pueden practicar esquí alpino o snowboard.


El Museo al Aire Libre Rocca al Mare es otra visita obligada para mayores y pequeños por igual, y el fin de semana del 13 al 15 de diciembre tiene lugar la Aldea de la Navidad, donde todos podrán disfrutar de platos típicos estonios, alimentar a los renos o dar un paseo en un trineo tirado por perros.


Los aficionados al Jazz tampoco pueden dejar de visitar Tallinn durante el invierno, ya que podrán asistir a los mejores conciertos de este género musical durante el festival Christmas Jazz, que tendrá lugar en la ciudad del 28 de noviembre al 12 de diciembre; la mejor música en las más originales salas de concierto de todo Tallinn.


En cualquier caso, si en esta temporada se buscan unas vacaciones de invierno emocionantes, en un precioso entorno lleno de nieve, Tallinn es una elección perfecta.


Fuente: Aviareps

Se acerca la temporada de invierno y como cada año, en Tallinn, la capital de Estonia, se puede disfrutar de experiencias incomparables, típicas de esta temporada. Nada mejor que pasar unos días con los niños disfrutando de la Navidad en Estonia; o, por qué no, disfrutar un romántico fin de semana en pareja en un precioso entorno nevado.


Durante el invierno la capital de Estonia se convierte en una ciudad llena de vida, con numerosos eventos culturales, muchas y muy divertidas oportunidades para la práctica de distintos deportes y, por supuesto, el Mercado de Navidad de la Plaza del Ayuntamiento, en pleno corazón de la ciudad y uno de los más singulares de Europa. Es momento de descubrir las pistas de patinaje sobre hielo y las rutas para la práctica del esquí de fondo, y de disfrutar del espíritu navideño en los encantadores cafés de la Ciudad Vieja.


La ciudad medieval se transforma por completo con la llegada de la nieve. Los escaparates se llenan de color; desde los distintos miradores situados en la parte alta de la ciudad, se pueden ver todos los tejados cubiertos de nieve; los cafés se llenan de música en directo y se convierten en un lugar ideal para descansar y pasar un rato agradable y romántico a la luz de las velas…


Esta temporada, como viene siendo habitual, el mercado navideño está llamado a ser el centro del espíritu navideño de Tallinn. Este año el mercado comenzará este domingo, 24 de Noviembre, y estará abierto hasta el 1 de enero de 2014. Los visitantes podrán pasear entre los puestos situados en la Plaza del Ayuntamiento, alrededor del gigantesco árbol de Navidad y comprar objetos artesanales, como sombreros de lana y fieltro, utensilios de cocina realizados en maderas aromáticas o velas hechas a mano, entre muchas otras cosas. Cuando termine de realizar sus compras, puede relajarse y entrar en calor con una copa de vino caliente con especias y con las tradicionales galletas de jengibre. También puede atreverse a probar los platos tradicionales estonios; una buena dosis de energía para seguir con las visitas. En el Mercado de Navidad se ofrecen no solo artesanías sino también música en directo; y los más pequeños tendrán la oportunidad de entregar sus cartas a Papa Noel, visitar el mini -zoo o divertirse con un paseo en trineo.


Otra experiencia divertida durante la temporada de invierno en Tallinn es la pista de patinaje sobre hielo situada en la Calle Harju, tras la Plaza del Ayuntamiento y junto a la Iglesia de San Nicolás. Una pista bien cuidada y perfectamente iluminada donde podrá patinar disfrutando de la alegre música y con un telón de fondo inigualable: la antigua belleza de la ciudad vieja. En la ciudad se encuentran otras opciones para la práctica de deportes de invierno, como el esquí de fondo, disponible en varias zonas, como la de Pirita, que durante el invierno ofrece numerosas pistas de distintas longitudes; las pistas están bien cuidadas e iluminadas hasta la tarde. O bien los terrenos del Campo de las Canciones, donde los más atrevidos pueden practicar esquí alpino o snowboard.


El Museo al Aire Libre Rocca al Mare es otra visita obligada para mayores y pequeños por igual, y el fin de semana del 13 al 15 de diciembre tiene lugar la Aldea de la Navidad, donde todos podrán disfrutar de platos típicos estonios, alimentar a los renos o dar un paseo en un trineo tirado por perros.


Los aficionados al Jazz tampoco pueden dejar de visitar Tallinn durante el invierno, ya que podrán asistir a los mejores conciertos de este género musical durante el festival Christmas Jazz, que tendrá lugar en la ciudad del 28 de noviembre al 12 de diciembre; la mejor música en las más originales salas de concierto de todo Tallinn.


En cualquier caso, si en esta temporada se buscan unas vacaciones de invierno emocionantes, en un precioso entorno lleno de nieve, Tallinn es una elección perfecta.


essay helper

Fuente: Aviareps

765qwerty765
This entry was posted in Destinos and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.