Eslovenia a través de la Historia

El legado artístico y patrimonial que las diferentes civilizaciones han dejado en su paso por territorio esloveno es impresionante: desde referencias al Imperio Romano, o construcciones Románicas, Barrocas y Renacentistas hasta la faceta más contemporánea del país… Eslovenia es un gran recorrido por la Historia que cuenta, además, con un espectacular paisaje natural.
IMPERIO ROMANO:
Los romanos empezaron a penetrar en el territorio de la actual Eslovenia en el segundo siglo a. C. Construyeron importantes caminos, al lado de los cuales se desarrollaron las primeras ciudades; algunas aún se conservan: Emona (Ljubljana), Celeia (Celje), Poetovio (Ptuj) y Castra (Ajdovščina). Entre los restos más importantes de este período está la necrópolis de Šempeter v Savinjski dolini.
Pasear por las calles de Ptuj, situada al noroeste –la ciudad más antigua de Eslovenia– es como retroceder en el tiempo. Su nombre se originó en tiempos del Emperador Trajano, quien otorgó status de ciudad al asentamiento, que pasó a llamarse Colonia Ulpia Traiana Poetovio. En el año 69 D.C. fue elegido en Ptuj el Emperador Vespasiano y este año se cita como el primero en el que se menciona por escrito a la ciudad.
Sin duda, aunque la vid fue traida a Eslovenia por los ilirios y celtas, los romanos tuvieron mucho que ver en el cultivo de viñedos y en la herencia vitivinicola del país. La imagen más clara se muestra en la antigua ciudad de Maribor, donde la atracción mas famosa es la viña ‘Stara Trta’, registrada en el Libro de Guinness como la vid más vieja del mundo; ‘Stara Trta’ fue plantada hace 400 años y aún da frutos.
EDAD MEDIA:
Con la llegada de la Edad Media, en Eslovenia se empezaron a formar importantes núcleos religiosos a partir de varios monasterios; se formaron también distintas ciudades, como Kranj y Kamnik (1228), Škofja Loka y Piran (1274), Novo Mesto(1365) y Celje (1451), que se convirtieron en centros artesanales y comerciaes.
El monasterio cisterciense de Kostanjevica na Krki fue construido en 1234, cerca de una zona pantanosa del Río Krka, en la ciudad de Novo Mesto. A este sitio se le considera el monasterio barroco más grande de Eslovenia y, después de varias renovaciones, el edificio se ha adaptado para incluir una galería que contiene numerosas colecciones de pinturas, esculturas y grabados. El monasterio es también famoso por su “forma viva ” –esculturas en roble provenientes de distintas parte del mundo– que rodean tanto el edificio como los prados cercanos y parte de la ciudad de Kostanjevica; actualmente la colección cuenta con más de cien esculturas.
La ciudad diócesis de Skofja Loka, la ciudad medieval más bella de Eslovenia, se asienta sobre el río Sora, bajo el ojo protector de su castillo del siglo XIII. El castillo fue construido para fortificar la ciudad y salvaguardar la importante ruta comercial con Italia. Skofja Loka es un claro ejemplo del Gótico Tardío y del Renacimiento, y así se puede apreciar en sus patios y detalles arquitectónicos.
Además de las construcciones religiosas, destaca dentro del patrimonio medieval el conjunto de castillos eslovenos. Muchos de ellos han sido restaurados o convertidos en museos y hoteles. Cabe subrayar el Castillo de Bled, el Castillo de Liubliana, con su torre panorámica que reina sobre la ciudad, el Castillo de Predjama, esculpido en la roca y comunicado por túneles subterráneos, y el Castillo de Stari grad en Celje.
EDAD MODERNA:
La edad moderna en Eslovenia fue una época convulsa, caracterizada por las reformas protestantes (fueron los misioneros protestantes los que codificaron y fijaron la ortografía de la lengua eslovena: Primož Trubar publicó en 1550 los primeros libros impresos en esta lengua) y las contrarreformas católicas.
Bajo el mandato de los Habsburgo tomó gran importancia el turismo termal. Eslovenia fue el centro de reunión de las monarquías europeas en cuanto a termalismo se refiere: Rogaska Slatina, es el balneario mas antiguo de Eslovenia; el famoso compositor Franz Lisz y varios miembros de la familia real de los Habsburgo lo frecuentaban en busca de salud y bienestar.
Propias de la época son también las construcciones de la aristocracia; las ciudades se embellecen con las fastuosas edificaciones burguesas que, por lo general, se han transformado en edificios públicos. El Palacio Pretorial, en Koper, con su fachada gótico tardío-renacentista, se encuentra entre los más importantes; también es famoso el Palacio Manzioli, en Izola.
En las zonas rurales o alrededor de las ciudades es posible encontrar numerosas fincas bien conservadas, la mayoría de corte barroco. Además de preservar su interior, las fincas poseen hermosos jardines; una de las más bellas es Štatenberg, aunque también merecen la pena Betnava y Strmol.
EDAD CONTEMPORÁNEA:
La edad contemporánea viene, sin duda, marcada por la figura de Joze Plecnik y su legado arquitectónico, esparcido por todo el país, pero sobre todo en la capital, Liubliana. Se trata de una mezcla de arquitectura medieval, barroca y  art noveau, pero matizada por el sello indiscutible de Plecnik; fue él quien se encargo del plan para el triple puente, el mercado, el banco Ljubljanica, el cementerio, la biblioteca nacional y algunas iglesias, entre otros edificios.
En la ciudad de Liubliana podemos contar hasta diez castillos y numerosos edificios, todos ellos realmente magníficos. Cinco de estos castillos están abiertos al público, pero el que está considerado como el mejor, situado en lo alto de la ciudad, el Castillo de Liubliana, es actualmente un museo y lugar de muchas exposiciones, acontecimientos y festivales –más de 10.000 cada año.
 
No obstante, las demás ciudades eslovenas también ofertan muchos eventos interesantes y festivales, museos y galerías: Maribor, Celje, Novo Mesto, Ptuj, Koper, Piran… A fin de cuentas Eslovenia es un gran recorrido a través de la Historia, que continúa escribiéndose hoy.
This entry was posted in Destinos and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.