Cinco imprescindibles en Isla Mauricio

Aguas claras, cálidas y playas interminables. Isla Mauricio es el lugar perfecto para los más exóticos placeres. Sus grandes lagunas formadas entre el arrecife de coral y las playas de arena blanca son el paraíso para aquellos que quieren disfrutar del mar, el sol y los paseos nocturnos con la suave brisa del Índico. Pero además, Mauricio ofrece la posibilidad de adentrarse en su cultura, en su naturaleza o en sus fondos marinos a través de una amplia variedad de actividades. En cualquier caso, hay cinco experiencias que el visitante no debe perderse:

Peregrinación hasta Grand Bassin. Ascender hasta este bello lago volcánico, situado a 600 metros de altitud, es hacer un viaje a la India. Según la tradición hindú, se dice que sus aguas están en contacto con las aguas del río sagrado Ganges. El lago está rodeado de templos y en sus orillas se celebran fiestas, ofrendas a Shiva y peregrinaciones –la más famosa de ellas en el mes de febrero.

Ruta del Té. Isla Mauricio es famosa por la elaboración de Té. Seguir esta ruta de unos 50 km por el interior de la isla permite no sólo aprender los diferentes procesos de producción del Té y probar varios sabores (entre ellos el más famoso: vainilla), también es posible visitar diversos puntos clave en el centro de la isla, como la ciudad de Curepipe y el cráter de Trou aux Cerfs, un volcán extinguido con 85 metros de profundidad y con un mirador que ofrece una panorámica de belleza excepcional.

Estimular los sentidos. Son muchos y muy diversos los centros de belleza y spas que se pueden disfrutar en un día de bienestar en la isla. Tratamientos inspirados en el mestizaje de Isla Mauricio, terapias ayurvédicas, masajes asiáticos, propuestas inspiradas en el océano y antiguos remedios criollos, entre otras opciones, harán que el tiempo se detenga y el estrés desaparezca.

Golf a la orilla del Índico. Iniciarse o practicar este deporte en la isla es una experiencia del todo inolvidable, sobre todo si se realiza en Ile aux Cerfs Golf Course, situado en la pequeña isla del mismo nombre, a 5 minutos en barco al este de Mauricio. Prácticamente la mitad de los hoyos se encuentran al lado de las azules aguas del Océano Indico; el resto se sitúa cerca de las bahías repletas de manglares y en áreas de piedras volcánicas. Sin duda, este campo de golf despierta todos los sentidos. 

Los sabores de la Table D´Hôte. Saborear la gastronomía local a través de un menú degustación local llamado Table D´Hôte, que se puede encontrar en cualquier de los restaurantes locales, es una experiencia que no se puede pasar por alto. De sus fogones salen platos con una rica fusión de especias hindúes y comida europea, dando lugar a una cocina rica en sabores y texturas.
En cualquier caso, Isla Mauricio es un verdadero paraíso, que se desdobla en múltiples facetas para ofrecer a sus vistiantes una serie de experiencias inolvidables. 
This entry was posted in Destinos and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.